Le cortan las venas y la lanzan al río

Gregoria Sulbarán (22) trabajaba en un bar y residía en Mérida. Su cadáver lo hallaron ayer en el Torondoy, municipio Sucre. La Policía investiga las causas del deceso. El cuerpo presentaba heridas en los antebrazos. Hasta ahora no descartan ninguna hipótesis en el caso

La Verdad

En una bolsa negra ingresó ayer el cadáver de Gregoria Sulbarán, de 22 años, a la morgue forense del Hospital General de Santa Bárbara de Zulia. A simple vista se desconocían las causas de su deceso. El cuerpo presentaba cicatrices en los antebrazos y se calculaba que murió al menos 12 horas antes.

La Policía informó que el cadáver lo encontraron quienes residen cerca del río Torondoy, municipio Sucre. Estaba en una orilla del afluente y no portaba documentos de identificación. Notificaron a los cuerpos de seguridad y al cabo de unas horas trasladaron el cuerpo al municipio Colón para la necropsia.

La madre de la infortunada llegó hasta la morgue. Le comentó a los oficiales los pocos detalles que sabía sobre los últimos minutos de vida de su hija. Unos vecinos le dijeron que la vieron, el pasado domingo en la noche, con un motorizado cerca del río. Ahí le perdieron el rastro.

Sulbarán era oriunda de la población de Sabana de Mendoza, estado Trujillo, y trabajaba en un bar restaurant del sector El Latino, municipio Tulio Febres Cordero del estado Mérida. Su progenitora desconoce qué hacía en el estado Zulia.

El informe forense preliminar indica como causa de muerte, la asfixia. La víctima presentó una herida superficial por arma blanca cerca de la mano izquierda,”como si se hubiese cortado las venas”, detalló un oficial.

Los detectives de la Policía científica no descartan móviles por el caso. Buscan al motorizado para interrogarlo y conocer hasta qué hora acompañó a la muchacha.