La desnutrición está matando más personas que el paludismo en el estado Bolívar

bolivarhospital

A propósito de la tercera muerte por paludismo en el municipio Caroní, el médico Guillermo Herrera, miembro de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), exige al gobierno atender el repunte de enfermedades en el país por falta de control sanitario, así como la crisis alimentaria y de medicamentos, publica Correo del Caroní.

Precisa que siempre existe el potencial para la reaparición de enfermedades que parecían haber sido erradicadas y acota que el término correcto es controladas, pues “siempre está allí, presente, esperando la oportunidad de que se pierda ese control para atacar”.

Herrera explica que si bien el estado Bolívar ocupa el primer lugar en Venezuela con casos de paludismo, “eso no quiere decir que el paludismo esté solamente en el estado Bolívar sino en cada uno de los rincones de este país, porque las enfermedades no necesitan permiso para transitar en el país, como tampoco necesitan pasaporte para cruzar de un país a otro. De allí que las enfermedades se comportan como endémicas, epidémicas y pandémicas. Eso no tiene control de nada, menos en Venezuela a nivel de aduanas, puertos y aeropuertos”.

Advierte que así como la difteria y el paludismo, existirían casos de otras enfermedades que estarían causando más muertes inclusive, como la tuberculosis, “que está metida en todos nuestros barrios más pobres porque el gobierno ha controlado la alimentación de este país, y la alimentación es el elemento fundamental para controlar la tuberculosis; la desnutrición está matando más personas que el mismo paludismo. Tenemos que atacar el paludismo, pero tampoco queremos que sirva de trapo rojo para ocultar otras cosas”.

El especialista en salud exige no solo cifras oficiales sobre el registro de enfermedades, sino el control en Sanidad, atendiendo desde el problema de la basura hasta el desborde de cloacas, que afecta todo el país.

“Las cloacas se cansaron de estar en el subsuelo y las vemos transitando por todas las calles, eso es una fuente de creación de cólera y tenemos una epidemia de cólera en un país cercano como es Haití. Podemos tener cólera muy pronto en Venezuela, si no es que la tenemos ya, y la cólera mata en horas, no es una enfermedad crónica como la tuberculosis y el paludismo. Un niño puede tener de 40 a 50 deposiciones diarias y morirse en cuestión de horas, porque tampoco estamos preparados en cuestión de medicamentos para evitar la muerte de esos niños”, alerta.

Sobre la crisis alimentaria y la desnutrición, Herrera señala que esto a futuro significa un panorama poco favorable para el país, en términos de su desarrollo y crecimiento. “Los venezolanos del futuro serán con muy poca capacidad intelectual, a costa del daño que se está haciendo con la alimentación”.