“Hicieron hasta café después de matarlo”

A Efraín Gregorio González lo buscaba la Policía por el asesinato de un conductor de la ruta Carmelo-La Curva-Obrero. La madre del abatido aseguró que su hijo no era asesino y desmiente que se enfrentara a la policía

Andrea Querales/La Verdad

La mamá de Efraín Gregorio González, alias el “Wampi”, juró frente a la morgue forense que su hijo no era un asesino y mucho menos se enfrentó a policías.

La progenitora detalló que Efraín dormía con su pareja y su hija, de un año. Unos oficiales ingresaron, el pasado miércoles a las 6.00 de la mañana, de forma violenta en la casa del barrio La Rosita y le dispararon. “Se instalaron, hicieron hasta café después de matarlo, lo tomaron y luego armaron una escena para decir que se trataba de enfrentamiento”.

Negó que su hijo portaba un arma y la versión dada por el cuerpo de seguridad, quienes informaron que el hombre corrió al notar la presencia policial y se escondió en una casa desde donde abrió fuego. Presuntamente lo rastreaban por estar involucrado en el asesinato de el chofer Euclides Villalobos Finol (58), conductor de la ruta Carmelo-La Curva-Obrero.

La dama relató que su hijo trabajaba vendiendo papel higiénico en las calles para poder alimentar a su familia. “Mi hijo no era un asesino”, presume que las autoridades se equivocaron de persona. “Él no era a quien buscaban”.