Eterno. Por Richard Freites.

Hola a todos. Decidí escribir sobre una constante de la vida, que inevitablemente todos experimentaremos. La muerte….

La muerte. Temida, odiada, inevitable, tal vez ¿Malinterpretada? Se nos ha enseñado que la muerte, es el fin de nuestras vidas, no existe más allá, nada más, simplemente se acabó la existencia. Algunas creencias o dogmas declaran que al terminar la vida, se descansa en paz y luego Dios, revivirá a todos el día del juicio y sí cumples con sus “demandas” iras al paraíso. La tierra prometida para el ser humano… Donde habrá abundante comida, ya no habrá más surgimiento pero sobre todo, se recibe la vida eterna.
Hasta los momentos el día del juicio no ha llegado, las personas siguen viviendo, algunos se preparan para recibir la muerte de algún ser querido, otros lo viven en este preciso momento y ¿Será que el paraíso existe y los humanos serán revividos para el juicio final? Lo cierto, es que sigue siendo difícil para la gran mayoría afrontar la muerte, no importa lo que se les diga. La experiencia les genera temor, dolor lo que los hace pronunciar frases como: ¿Dios, por qué te llevaste a esta persona? La delincuencia me lo quito, cierta enfermedad se lo llevo ¡Que injusto!

Pero esto no trae consuelo, porque el hecho literal es que la persona ya no está.

Aprender a aceptar este hecho a muchos le cuesta demasiado, ¿Por qué? La cultura Hindú práctica el desapego a lo material y el cuerpo es materia, la persona real, es el espíritu, por lo que no ven la muerte como una perdida sino como una evolución hacia los planetas superiores. Esto último sucede si te libras del ciclo de vida y muerte.
“A veces, uno puede soñar que su cabeza es cortada. Pero, luego, se da cuenta que no es su verdadera cabeza, porque ha estado de pie, a un lado, como un observador. En forma similar, mientras estamos despiertos, uno puede entender la distinción entre el cuerpo material y la persona que lo observa. Cuando una olla de barro se rompe, el aire que se encontraba dentro permanece tal como es. De la misma forma, luego de la destrucción del cuerpo material, la entidad viviente continúa su existencia.

Nuestro cuerpo material, las cualidades personales y las actividades son todas creadas por la mente. La mente, a su vez, es una creación de la energía ilusoria del Seños Supremo.” Extraído del Srimad Bhagavatam.

Al final, ¿Cuál es la verdad? ¿Qué sucede al morir? y ¿Qué tal si nos preguntamos algo más? Por ejemplo: ¿Existe otro mundo al que vamos? Un inframundo o mundo de los muertos el conocido Hades.
Qué tal si lo que existe y lo que pasa es tan sencillo como regresar a la luz y volver a la vida siendo dado a luz por una mujer ¿Qué sucede cuando vamos a la luz? A la fuente.

“Tienes que tener está actitud: Yo no soy diferente de la Verdad Absoluta y la Verdad Absoluta y no es diferente de mí.” Extraído del Srimad Bhagavatam.

Bueno, lo que escribo aquí puede creerlo o no, tampoco quiero otorgar consuelo, lo que es seguro, es que aceptar la muerte es el comienzo para entender que no existe.
Todos venimos de la luz, la fuente de todo lo que es, Dios. En el momento que vamos a la fuente, enfrentamos lo que en el mundo 3D se conoce como juicio, pero no para ir al infierno o al paraíso, se hace un contrato de alma. Entre otras cosas.

El juicio dentro de la fuente de todo lo que es.
Todo ser humano al pasar por la experiencia de muerte automáticamente recuerda su naturaleza divina, se encuentra con su o sus seres guías y regresa a la fuente para el “juicio”, pero este, no es un juicio donde se agrupan experiencias positivas y negativas para luego emitir un veredicto. El “juicio” es realizado por la misma persona, revisa su contrato de alma y comienza a verificar todas las experiencias que acordó experimentar para su evolución, es ahí donde verifica sino aprendió de cada experiencia lo que necesitaba aprender. Entonces la persona debe hacer un nuevo contrato de alma y las experiencias donde cumplió lo acordado, ya no se experimentarán, y sólo vuelve para experimentar las que no cumplió y algunas nuevas. Esto incluye, todo lo que se vive, es decir: vivencias “buenas y malas”, desde la más pequeña hasta la más significante.

El contrato del alma.
¿Qué es un contrato de alma? Te aseguro que no tiene que ver con un contrato común de trabajo, es un contrato donde el alma antes de encarnar, acuerda y elige de forma muy cuidadosa; vivir todas las experiencias de su vida, es decir: ¿Dónde nacerá? ¿Quiénes serán sus padres? Y no es que acepta, es que entiende que todo lo que le va ocurrir, lo elige, confirma con otras almas, Dónde, cuándo y para qué se conocerán. Para ser amigos, pareja, enemigos, compañeros de trabajo, familia y yendo más allá en casos extremos si esa persona le quita la “vida” o viceversa.
Es así como nos damos cuenta que algunas almas a veces eligen venir, nacer y morir a los pocos minutos de haber nacido, porque deben darle una lección a las almas que eligieron el rol de ser sus padres y estos estuvieron de acuerdo. En este momento se acepta incluso si la persona morirá por accidente. Etc.
Esto quiere decir que si muere a manos de otra persona, estás personas, estás dos almas acuerdan que uno morirá a manos de otro. O morir por una enfermedad o de simple vejes.
Todo es un acuerdo, todo para por una razón y cada alma tiene libre albedrio para experimentar desde el punto de vista que crea correcto, aprender o no. Cabe destacar, que si elige el camino negativo y no aprende, está experiencia se repetirá una y otra vez hasta que aprenda. En otras palabras libre albedrio de elegir como interpretar cada segundo de su vida con la responsabilidad de sus decisiones.

La liberación del ciclo de vida y muerte.
Ciertamente, hay formas de liberarse de este ciclo, pero ¿Cómo? Abriendo sus Chakras, tener un despertar espiritual y la manera más común: ¡Aprendiendo! Cada vez que enfrente una experiencia, no sólo de muerte, toda experiencia negativa y positiva es para aprender, y por si no lo ha notado, todos hemos repetido este ciclo de encarnación miles de veces, no tiene idea de cuántas vidas ha vivido. ¿Por qué seguir haciendo todo igual? Ya es hora de reaccionar diferente ante situaciones iguales, de aprender, de dejar de quejarse y decir que la vida es dura o injusta, todas esas percepciones no lo llevarán a ningún lugar nuevo, sólo a repetir otro ciclo de vida, rompa con los karmas de vidas anteriores y evolucione.

El desapego.

“El apego es la raíz de todo sufrimiento”. Buda.

Esto puede parecer que uno debe convertirse en una persona de corazón frio y que no importa nada de lo que pasa a su alrededor pero no es así, su espíritu sabe que usted es uno con todo, nada está separado, todo es una ilusión, cuando mire a otra persona sepa que se está observando a usted mismo incluso si esa persona está a punto de terminar su existencia material, sepa que es usted, mirándose en otra encarnación expresando su libre albedrio, sonría y de gracias por todo lo que experimenta y llénelo con amor, que el cuerpo no siga existiendo, no significa que el ser ya no exista, es espíritu es eterno e inmutable, esa persona está dentro de usted, igual que el universo.
Deje incluso de culparse y viva con amor, el amor es la energía más poderosa del universo y si le cuesta, no se preocupe su corazón y su espíritu lo guiaran por el camino correcto, sí elige este camino de evolución. Mejor aún, la persona que ya no está puede venir a consolarlo para decirle que está bien, con muchas señales o de la manera más común, aparecerá en sus sueños y le dirá que ya no sufra más, que está en un lugar mejor y que usted debe vivir feliz y con amor.

Toda persona que ha tenido una experiencia cercana a la muerte siempre dice que ha visto una luz y el acto de nacer se llama dar a luz, es evidente el ciclo de ir y venir de la luz.

Estamos aquí usando esté cuerpo material para disfrutar, evolucionar y por supuesto ¡Divertirnos! No se aferre a nada, la única constante en el universo es el cambio, la evolución, así que disfrute su encarne, para eso vino y sepa que para todos los seres de luz, esté planeta representa un gran reto, porque para encarnar hay que bajar mucho la vibración, eso implica perder sus recuerdos de su vida como espíritu, pero la esencia no se pierde es lo que nos permite recordar quienes somos realmente y sepa que no está solo. Al final, todos nos encontraremos y siempre estamos juntos abrazando el amor infinito de la fuente de todo lo que es, de donde nunca hemos salido. Namaste.

Hola soy Krishna, maestro espiritual. Profesor en la Universidad Central de Venezuela y en la José María Vargas. A través de la meditación, el empoderamiento, activación de los Chakras, entre otras cosas, tuve mi despertar espiritual. Estoy muy alegre de compartir información con ustedes mis hermanos.

Correo: [email protected] Facebook: Richard Freites. Twitter: Richard_AFR. Instagram: freites_richard o Krishna.

Luz y Amor. Namaste.

Labombacha.com / Twitter: @lbombacha /Facebook:La Bombacha (Revista)[email protected]