Este jueves enterraron los restos del hijo de Juan Manaure

Los restos del adolescente hijo del célebre jugador venezolano de baloncesto Juan Manaure, que fue asesinado luego de ser secuestrado el 23 de diciembre pasado, fueron sepultados hoy en un cementerio de la capital venezolana bajo el hermetismo de su familia.
En el sepelio para dar el último adiós al joven Dereck Manaure estuvieron presentes sus familiares y amigos más cercanos.

De acuerdo con el reporte del periódico digital El Cooperante, uno de los pocos medios que pudo ingresar al acto fúnebre, el padre del joven estaba devastado por la pérdida y no se separó del ataúd hasta que se completó el entierro.

Igual de desconsolada se mostró Rommy Palencia, la madre del infortunado y exesposa del deportista, quien horas después de finalizado el sepelio no había abandonado el camposanto.

“Hijo dame fuerzas, dame fuerzas para superar esto”, dijo llorando la mujer, citada por El Cooperante.

Los compañeros de estudio de Dereck lamentaron el suceso y aseguraron que, tras el asesinato de su amigo, ya no serán “los mismos”.

“Nosotros teníamos la esperanza de volver a verlo con vida en el aula de clases, hablando con nosotros, riendo”, dijo una joven que no fue identificada al medio venezolano.

Dereck Manaure fue secuestrado el pasado 23 de diciembre por sujetos desconocidos, que le pidieron salir de su casa para que recibiera un dinero que debía entregar a su padre, y del cual él podría tomar una comisión.

Su osamenta fue hallada enterrada en una zona boscosa del sector Chuspita, el céntrico estado de Miranda, hace dos días.

La investigación policial reveló que Dereck fue asesinado de dos tiros de escopeta en la nuca el primero de enero, solo 9 días después de su rapto.

En ese tiempo solo fue alimentado con mandarinas.

La noticia de su asesinato generó el repudio general de los venezolanos, que se volcaron a las redes para dejar manifiesta su conmoción.

El homicidio del joven le puso rostro a las víctimas del asesinato en Venezuela, un país que registró 28.476 muertes violentas en 2016, según la ONG Observatorio Venezolano de Violencia.

La cifra ubicó a Venezuela como el segundo país más violento en el mundo, solo por detrás de El Salvador, con 91 homicidios por cada 100.000 habitantes.

Del total de homicidios de 2016, 854 correspondieron a menores de 16 años, es decir, al menos dos cada día. EFE