“Esos delincuentes me obligaron a cambiar mi vida”

Nueve hampones secuestraron un Jeep en Catia y cuatro de ellos huyeron

Yudith Ramos es la dueña del Jeep Toyota que fue secuestrado la madrugada de ayer en el barrio La Cruz de Nuevo Horizonte en Catia, y donde los funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) ultimaron a dos de los nueve hampones que participaron en el hecho.

 

Está convencida que debe cambiar su vida y que debe mudarse del barrio lo más pronto posible.

 

Y es que de esos nueve delincuentes que sometieron a su esposo, José Luis Manzano (el conductor del Jeep) y a su hijo Miguel Berríos, cuatro lograron escapar de los policías.

 

“Ellos saben quiénes somos, mi hijo los reconoció. Esto es horrible. Esos malandros me obligaron a cambiar mi hábitos”, dijo asustada, mientras los efectivos del Cicpc realizaban las experticias en su vehículo, que quedó estacionado en la calle principal del sector La Vaquera, allí mismo en el barrio.

 

Yudith creyó por un momento que los maleantes habían asesinado a su esposo e hijo, pues le dijeron que en ese caso hubo tres muertos.

 

“Gracias a Dios no fue así, pero entré en estado de shock. Hace menos de un mes mataron y quemaron a un chofer de la zona después de secuestrarlo y robarlo”, refirió la mujer.

 

El Jeep de Yudith tenía tres días operativo, pues le habían reparado el motor.

 

“Tengo que pagar un crédito bancario que pedí para eso. Ahora no sé qué hacer, porque me tengo que ir de aquí, tengo esa deuda y no tenemos carro para trabajar”, describió.

 

La mujer explicó que su esposo salió a las 3:40 minutos de la madrugada de su casa, allí en el barrio La Cruz.

 

Iba a buscar a la suegra de su hijo, tres cuadras más adelante, porque después iban al Supermercado Bicentenario de Plaza Venezuela a realizar unas compras.

 

El muchacho decidió acompañarlo, mientras Yudith los esperaba en la vivienda.

 

En ese momento fueron interceptados por los nueve hampones armados.

 

Los obligaron a continuar la ruta y a detenerse en sitios específicos donde robaron a pasajeros de tres unidades colectivas: una de Federico Quiroz, otra de El Manguito y la otra de Nuevo Horizonte.

 

En una de ellas mataron a un pasajero que se opuso al asalto. Se trata de Gabriel Enrique Vásquez. Lo apuñalaron.

 

Luego una comisión de la PNB interceptó el Jeep secuestrado y se enfrentó a los maleantes. Dos cayeron heridos y murieron, tres quedaron detenidos y cuatro huyeron al estallar una lacrimógena que tenían. Uno de los presos es David José Molinares Barrios, de 19 años, y dos adolescentes de 17 años. Todos miembros de la banda “Los Cabezones”.

 

Deivis Ramírez Miranda/El Universal