Diez alimentos naturales que debes comer para prevenir el cáncer

No hay nada que sirva para combatir el cáncer de por sí, eso hay que tenerlo claro. Pero sí que podemos tener a nuestra disposición algunos alimentos que sirvan para mantener nuestro cuerpo con las defensas altas, y así, se encuentre en un mejor estado para combatir el cáncer. ¿Cuáles son?

1. Verduras

Pero no sirven las verduras cualquiera sino las crucíferas. Son un alimento nutritivo y que tiene pocas calorías. Además se las conoce porque son un alimento anticancerígeno. Cuando hablamos de esto último quiere decir que se usa para prevenir el cáncer, no para combatirlo, pero podemos seguir una lógica aplastante: si podemos prevenir el cáncer en el resto de nuestro cuerpo, nuestro organismo podrá combatir mejor el cáncer.

Entre estas verduras te recomendamos la col o la remolacha. Hacer un par de ensaladitas, así en crudo, es como se deben hacer porque tienes todas las propiedades intactas, y verás que te sentirás mejor. Además, sirve para protegerse frente algunos tipos de cáncer como el de recto, o de pulmón.

2. Salmón

El salmón es un alimento rico en vitaminas, pero sobre todo, rico en Omega 3. Esta sustancia, que podemos encontrarla en el aceite de pescado, , pero también en el aceite de semillas de lino, aceite de cáñamo, y mezcla de aceites saludables suplementarios proporcionan ácidos grasos que combaten algunos síntomas del cáncer, como la inflamación y hacen que el cuerpo sea menos hospitalario para las células del cáncer.

La vitamina D también es conocida por destruir el cáncer, y se puede encontrar en muchos aceites de pescado, y en ellos algunas mezclas de aceites vegetarianas con vitamina D.

3. Tomates

Con lo que nos gusta el rico gazpacho. Los tomates pueden ser una gran fuente de vitaminas, y también nos pueden ayudar, si nuestro cuerpo necesita un aporte de energía extra, para luchar contra algunos tipos de cáncer, como el de próstata, y el de pancreas, en el caso del hombre.

Gracias al estudio de la Universidad de Bristol, se ha demostrado que una dieta rica en tomate puede ayudar a prevenir, pero también luchar contra este tipo de cáncer. Eso sí, necesitamos consumir unas diez raciones de tomate a la . No hay ningún problema, ya que podemos consumirlo de diferentes formas: triturado, en rodajas, en la ensalada, frito o crudo.

4. Folato

¿Qué es el folato? Te preguntarás. Bien, pues los alimentos que llevan folato son: Las yemas de huevo, albaricoques, verduras de hoja verde, aguacate y calabazas. Se conocen, porque son ricos en ácido fólico. Para los que prefieren la carne, los hígados de pollo son muy ricos en ácido fólico también, así que hay que añadirlos a nuestra dieta habitual.

Ya el término de ácido fólico nos algo más. Y es que los estudios que se centran el folato o su forma sintética, ácido fólico, demuestran una reducción del riesgo en el cáncer de colon o de recto. En este caso, el ácido fólico tiene una función, y es ayudar a nuestro cuerpo a que replique el ADN de forma correcta, y así no tener problemas relacionados con ello.

5. Bayas

Las frambuesas negras parecen que son las mejores para el tratamiento contra el cáncer, pero hay que decir que las bayas contienen nutrientes de la tierra. y altas cantidades de ácido, que combate al cáncer e impide que el tumor . Esto es útil, porque además las bayas suelen tener alto contenido antioxidante, lo que suele ayudar muchísimo al funcionamiento de los riñones. Si los riñones funcionan, una cosa menos e lo que tenemos que preocuparnos.

Además, tienes donde elegir. No solamente tienes los arándanos azules, sino las fresas también cuentan: frambuesas y el resto de frutas del bosque son esenciales para combatir el cáncer y darnos las herramientas necesarias para poder salir del atolladero.

6. Cúrcuma

La cúrcuma es una especie que inhibe la propagación del cáncer, lo que conocemos como la terrible metástasis. Esto, es gracias a sus efectos anti-inflamatorios y oxidativos. La cúrcuma es una especie extraña, pero podemos encontrarla en las raíces de ciertos productos. Puede encontrarse en raíces, en mercados agrícolas de los pueblos.

Sirve para condimentar, pero también es verdad que la comida india está compuesta por una gran cantidad de cúrcuma, así que si nos gusta la comida de este país, podemos también consumirla, porque puede ayudarnos a combatir la enfermedad. Puede que no sea mucho en esta lucha tan grave, pero es verdad que cualquier cosa que intentemos es poco, porque salimos ganando.

7. Ajo

Suena poco apetitoso, pero vamos a tener que obligarnos a comérnoslo, porque hasta el “Instituto Nacional del Cáncer” admite que el ajo “…puede reducir el riesgo de en varios tipos de cáncer, especialmente en los del tracto gastrointestinal”.

El ajo reduce la inflamación, combate los radicales libres y el cáncer. Puedes hacerlo de diferentes formas: por ejemplo, puedes comértelo crudo o picado y déjelo reposar durante 10 a 15 minutos antes de cocinarlo con la alicina, o su compuesto beneficioso no será transmitido.

8. Uvas

Hay que comer más uvas, y no solamente durante las doce campanadas. Resulta que la uva tiene un compuesto, el resveratrol, que es un antioxidante, como las bayas, y que por tanto, sirven para que las células no vayan muriendo, sino que se mantengan igual de jóvenes.

Ojo, el compuesto se halla sobre todo en las semillas, y por tanto, intenta comer siempre las uvas que sí que tienen pepitas o semillas. El estudio, que pertenece a la Universidad de California, demostró que esta sustancia inhibe las células cancerígenas, pero no afecta a las células sanas.

9. Arándanos

Los arándanos rojos contienen proantocianidinas. Estos son polifenoles con una gran capacidad de penetración que les permite atravesar la barrera hematoencefálica.

Además, según un estudio de las Universidades de Rutgers y Brown, los componentes de los arándanos multiplican por seis la eficacia de los fármacos de quimioterapia basados en el platino en estudios de laboratorio con células de cáncer de ovario.

“Los componentes de los arándanos no son una cura para el cáncer”, señalan los investigadores, “su uso terapéutico podría concretarse en suplementos líquidos para tomar durante el tratamiento de quimioterapia o como parte de un tratamiento inyectable de estos fármacos”

10. Nabos

Es una verdura crucífera, de la que hemos hablado antes. Pero no solo eso, sino que tenemos que hacer mención especial a este alimento por una razón: y es que es una de las verduras crucíferas que tienen un porcentaje más elevado de glucosinolatos, lo que lo hace más especial a la hora de combatir el cáncer.

Este tipo de verduras pueden combatir el cáncer de , pero también el de recto, el de colon y próstata, así que debemos procurar que nuestras dietas estén bien provistas de nabos y otras crucíferas.

Fuente: Ocio.net