Carlos Dorado: ¡El dólar de la frontera!

Mi país me duele, y más allá de la ideología política de cada uno, hay toda una población cuyo bienestar debe prevalecer sobre el interés de unos pocos; y no puedo dejar de mencionar una situación generada por un grupo de incalificables, que nos pueden llevar a una crisis cambiaria y económica sin precedentes.

¿El que tiene unos dólares y va a venderlos, que busca? La tasa de cambio más alta posible, que le permita recibir la mayor cantidad de bolívares por sus dólares, y buscará cualquier página o marcador que justifique sus aspiraciones.

 

Esta pregunta tan simple, responde al por qué las casas de cambio de la frontera venezolana no compran divisas y están prácticamente inactivas, (a la fecha quedan dos o tres), mientras que en Cúcuta hay 3.400 casas de cambio vendiendo  grandes sumas.

 

Es grave, que las mismas no sean reconocidas por el Banco Central de la República de Colombia, y que haya  3.000 que ni siquiera están supervisadas, las cuales tan solo tienen un registro de comercio de Colombia, y sobre las cuales no hay ningún tipo de control a nivel de prevención de legitimación de capitales, y lavado de dinero.

 

Pero lo verdaderamente dramático, es que desde hace unas semanas, se pusieron de acuerdo, para convertirse en los que fijan la tasa del bolívar/dólar, y llevar a toda Venezuela a una hiperinflación, con las graves consecuencias que acarrearía esto en nuestra población.

 

En el año 2005, las autoridades colombianas en forma muy inteligente, y para defender sus intereses nacionales emitieron la resolución 8, la cual autorizo a estos cambistas de la frontera a establecer una tasa de cambio diferente a la oficial del Banco Central de Colombia, conocida como T.R.M. (Tasa Representativa de Mercado), y la cual, al día en que estoy escribiendo este artículo, está a 2.913 pesos por dólar.

 

Tomando en cuenta esta tasa oficial, y la de Dólar Today de 1.090, la tasa máxima del peso bolívar debería ser de 2.67 pesos por bolívar. ¿A cómo la tienen las casas de cambio en Cúcuta? A 2 pesos por bolívar. ¿Qué quiere decir esto? Que si agarran un millón de dólares, lo cambian a pesos en el mercado oficial de Colombia, y esos pesos los venden en Cúcuta, y con esos bolívares que reciben lo cambian a dólares en el mercado ilegal o paralelo venezolano, ganan nada menos que 344.036 dólares.

 

¿Qué significa lo anterior? Que ellos cuanto más bajan la tasa peso-bolívar, más ganancia obtienen, llegando al descaro el día miércoles, siendo un día feriado donde no hay mercado cambiario, de abrir a 2, y al mediodía ponerla a 1.85. En otras palabras abrieron a 1.456 Bs/$ y al mediodía lo llevaron a 1.574.59, o sea en un día feriado, unos pocos cambistas en Cúcuta, sin control alguno, devaluaron nuestra moneda en Bs. 118.59 por dólar. ¡Qué país puede aguantar esto! Como premio, le hemos vendido millones de litros de gasolina a precios casi regalados.

 

Si nuestras autoridades no emiten una resolución como la 8 de ellos, que nos permita competir en igualdad de condiciones, y no comenzamos a venderle nuestra gasolina a precios internacionales en pesos en la frontera, que nos generen recursos para usarlos en el mercado cambiario, estaríamos permitiendo que un grupo de empresas en Cúcuta, sin ningún tipo de control, sigan obteniendo a costa nuestra grandes ganancias, y para colmo de males se conviertan en los marcadores de nuestra tasa cambiaria, y nos terminen subiendo el dólar al precio que les dé la gana, y condenando así, a  nuestra población a la miseria.

 

¡Sería muy triste!

cdoradof@hotmail.com