Barlovento sigue a merced de la inseguridad

110304b
Los vecinos bloquearon los accesos de la carretera Caucagua-Higuerote. Se rehúsan a que su comunidad quede vulnerable y desprotegida. Exigen a los cuerpos de seguridad del Estado que los ayuden a enfrentar la delincuencia

Ricardo Serrano/La Verdad

El descontento persiste en el municipio Acevedo de Barlovento, estado Miranda. Los vecinos de esa localidad bloquearon los accesos de la carretera Caucagua-Higuerote y protestaron ayer por el retiro de una comisión del Ejército del sector en el marco de la OLP, informó El Universal.

Se rehúsan a que su comunidad quede vulnerable y desprotegida tras el hallazgo de 12 campesinos masacrados el pasado 26 de noviembre en dos fosas comunes de los sectores El Café y Araguita.

Condenan la matanza, pero exigen a los cuerpos de seguridad del Estado que los ayuden a enfrentar la delincuencia y los dejen de satanizar como criminales por su condición socioeconómica de pobreza.

“Desde que llegaron los militares acá tenemos algo de paz, a nosotros nos tenían a monte los delincuentes, tenemos asesinatos múltiples cometidos por bandas armadas”, manifestó un lugareño.

A unas cinco personas reportaron como desaparecidas. Presumen que entre ellas hay miembros de una misma familia. José Manuel Campos, María de Zambrano y Reinaldo Zambrano fueron víctimas del hampa en los últimos 13 días, así como Miguel Mijares y Carlos Martínez, a quienes también asesinaron para robarlos.

Los barloventeños aseguran que están constantemente expuestos a la inseguridad. “La presencia de los militares nos da un respiro, pero si ahora nos quitan la poca vigilancia que tenemos, quedamos en las mismas”, enfatizó un habitante de El Café.

Sin respuestas

Félix Hernández, padre de Freddy (18), quien fue una de las 12 víctimas, aún sigue sin saber nada sobre su hijo. Su hija fue a la Medicatura Forense de Bello Monte para identificar el presunto cadáver de su hermano, pero le mostraron una foto y aseguró que los dientes de esa persona no se asemejaban a los de su hijo.

“Estoy dispuesto a esperar por las pruebas de ADN porque estoy seguro de que mi hijo no está muerto”, aseveró.