Asesinan a fisioterapeuta cubano en un estacionamiento

En el establecimiento no había curiosos. El cadáver del extramjero lo custodiaban un par de oficiales y uno de sus hermanos, un hombre moreno, uniformado con pantalón azul y una chemise roja con el emblema de la Policía científica

En un estacionamiento y cubierto con una sábana concluyó el paso de Freddy Bartolo Nápoles,  fioterapeuta cubano, por Venezuela. Tres delincuentes lo sometieron para robarle su motocicleta en el estacionamiento de un supermercado, en la avenida la Limpia. Se resistió y le dispararon. Los testigos denunciaron a unos patrulleros de Polimaracibo y en cuestión de minutos localizaron a los sospechsos, liquidaron a uno y escaparon dos.

En el establecimiento no había curiosos. El cadáver del extramjero lo custodiaban un par de oficiales y uno de sus hermanos, un hombre moreno, uniformado con pantalón azul y una chemise roja con el emblema de la Policía científica. Ninguno declaró, “es confidencial y no estamos autorizados”, comentó uno de los oficiales.

Los tres delincuentes huyeron hacia La Curva de Molina. Antes de llegar se desviaron, buscaron refugiarse en la casa de uno, en el sector La Victoria. Por la descripción de sus dos motocicletas los localizaron en la calle 61 con avenida 75 de la parroquia Caracciolo Parra Pérez.

En la maniobra de sus vehículos, los delincuentes obligaron a uno de los oficiales estrellar su Explorer contra la cerca perimetral de los edificios Los Combinados. A uno de los sospechosos los acorralaron y lo mataron  mientras sus cómplices escapaban.

Los vecinos se quejaron de la inseguridad, los robos a transeúntes y de carros. Lamentaron el asesinato del terapeuta y celebraron la actuación de la Policía. “Sino los acabamos nos mataran a todos”.

 

Jéssika Palma Ferrer/ La Verdad