Asamblea Nacional declaró la “crisis humanitaria alimentaria”

La Asamblea Nacional (AN), de mayoría opositora, aprobó, este martes, declarar la “crisis humanitaria en materia alimentaria” en el país, un acuerdo enmarcado en “una crisis social sin precedentes” que, aseguran los diputados, tiene a tres millones de venezolanos “comiendo desperdicios”.

La llamada “Declaratoria de crisis humanitaria en materia alimentaria en Venezuela”, que fue aprobada de manera unánime por la oposición parlamentaria y con el voto ausente del bando oficialista, será enviada a la Organización de Estados Americanos (OEA) y a las Naciones Unidas, entre otros organismos internacionales.

En la declaración se considera que “el modelo económico impuesto por el Ejecutivo nacional basado en estatismo, expropiaciones arbitrarias, controles abusivos de precios y en desprecio de la iniciativa privada en la economía solo ha tenido como resultado el colapso a niveles históricos en la producción nacional”.

Asimismo, en el documento se indica que la inflación anualizada, dato que no ha sido ofrecido por el Banco Central desde 2015, ha llegado a 700 % y la escasez de productos básicos supera el 90 %.

También se considera que las consecuencias en la población de “las malas políticas económicas y el estado crítico de la producción nacional que ellas han ocasionado han llevado a una crisis social sin precedentes que se expresa en 82 % de hogares pobres, 73 % de personas perdiendo peso”.

Se indica en el acuerdo que gracias a estas políticas hay 52 % de niños que corren el riesgo de padecer o padecen de desnutrición “y 3 millones de venezolanos comiendo desperdicios”.

Se señala, además, que la industria agrícola sufre la escasez de materias primas lo que también dificulta la atención de las necesidades alimentarias de la población.

En el acuerdo se critican los estatales Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) que fueron creados hace casi un año por el Gobierno de Nicolás Maduro para vender y distribuir alimentos básicos y que, según se indica en el documento, han atendido a “solo el 10 % de la población”.

Los CLAP, dice la declaratoria, “no atacan las causas de la crisis alimentaria al ser un mecanismo basado netamente en las importaciones de productos que además propicia la corrupción”.

Como parte del acuerdo se decidió crear una comisión especial que analizará las acciones que deben emprenderse “para impedir que la crisis humanitaria siga causando perjuicios irreversibles a los venezolanos”.

Esta comisión también identificará las “fuentes de cooperación internacional para combatir el hambre en Venezuela” que incorporen a organizaciones religiosas, delegaciones diplomáticas y organismos internacionales.

Se acuerda exigir al jefe de Estado, Nicolás Maduro, “la inmediata sustitución” del ministro de Alimentación, Rodolfo Marco y la comparecencia ante la AN del coordinador nacional de los CLAP, Freddy Bernal y del ministro de Agricultura Productiva, Wilmer Castro Solteldo.

Borges: Decisiones económicas tomadas por Maduro han llevado al pueblo a morirse de hambre

Para el presidente de la Asamblea Nacional, diputado Julio Borges (Unidad-Miranda), las decisiones en materia económica que ha tomado el presidente Nicolás Maduro, “son las que han llevado a Venezuela a que la gente se muera de hambre”, razón por la cual la plenaria del Parlamento tomó la decisión de “declararse en emergencia por el tema alimentario” para tomar acciones y que “el Gobierno nacional sienta la presión del país y del mundo entero”.

“Son las decisiones que ha tomado Nicolás Maduro con este sistema económico que han llevado a la destrucción de la producción en Venezuela, son las decisiones de Maduro las que llevan todos los días a que tres millones de venezolanos salgan a comer basura en las calle, son las decisiones de Maduro las que han llevado a que 30 niños mueran por desnutrición, son las medidas económicas de Maduro las que han llevado a que la gente muera por falta de medicina”, enfatizó Borges antes de entrar al Hemiciclo de Sesiones.

Al respecto aseguró que todas estas acciones creadas por el Gobierno tienen el objetivo de someter al país. “Maduro tiene que responder no solo desde el punto de vista político, sino responder frente a la historia lo que significa ser la cabeza de un Gobierno que ha creado un verdadero holocausto y genocidio que tiene matando de hambre a todas las familias venezolanas”.

Con respecto al Acuerdo de Emergencia Alimentaria que presentó este martes la plenaria, el máximo jefe del Parlamento lo definió como una ofensiva, “la respuesta de la Asamblea Nacional a un problema que el pueblo clama una solución”. Adelantó que este acuerdo tiene que ver “con leyes, con control, con petición de información, de que el país conozca quienes son los culpables de la muerte y del hambre de los venezolanos y con soluciones”.

Aseveró que los diputados de la Unidad se avocarán a “hacer inventarios de todas las tierras que hoy no producen alimentos, hacer inventarios de las fábricas cerradas y de las que se han ido de Venezuela y poner en la mesa propuestas concretas y de emergencia para que de una vez por todas se le ponga un freno al tema del hambre”.

Reiteró que es obligatorio que el país siga presionando para lograr un cambio que implique salir del caos. “Nos toca no solo resistir, sino vencer y cambiar este sistema”.

EFE