Aprende a fabricar tus propias bolsas de avena para una piel hermosa

usar-la-avena

La avena tiene propiedades antiinflamatorias y tonificantes por lo que, además de ayudarnos a exfoliar la piel, nos ayuda a prevenir la aparición de arrugas y a combatir diferentes problemas cutáneos

La avena es un alimento que le aporta grandes beneficios a nuestro organismo.

Además de brindar excelentes propiedades nutricionales, es común conseguirla como ingrediente en productos para la piel, gracias a su poderosa acción limpiadora.

Sus componentes naturales absorben la suciedad y los residuos que se acumulan en los poros, y nos ayudan a conseguir una limpieza profunda.

Las propiedades de la avena se conocen desde la antigüedad

Beneficios de la avena para la piel

Las proteínas de la avena cuidan y fortalecen la estructura de la piel naturalmente y mantienen en equilibrio su pH.

Gracias a los lípidos que la componen y a las sustancias absorbentes, forma una barrera protectora que cuida a la piel de agresiones externas y de la deshidratación.

Veamos otros importantes beneficios:

Tiene propiedades antiinflamatorias.
Es ideal para todo tipo de piel, incluso las más sensibles.
Contiene saponinas, un agente limpiador que puede utilizarse como jabón suave y que elimina las células muertas de la piel.
Se recomienda en casos de eczema, rosácea, acné y erupciones cutáneas.
Por sus propiedades tonificantes es adecuada para tratar los síntomas de envejecimiento de la piel.
Cómo aprovechar todos los beneficios de la avena

Una de las mejores formas de sacar el mayor partido a los múltiples beneficios de este cereal es aprovechando su forma casera y natural.

Por eso te traemos el paso a paso para fabricar tus propias bolsas de avena, que te ayudarán a tener una piel fantástica, relajada, tonificada y sin rastros de acné ni grasa.

Fabrica tus propias bolsas de avena

Las bolsas de avena garantizan que tu piel absorberá todos los nutrientes que este maravilloso alimento contiene.

Hacerlas es muy fácil y también son muy económicas. Lo único es que tienes que ser constante para obtener todos sus beneficios.

Ingredientes para 4 unidades

4 tazas de avena en hojuelas (320 g)
Un jabón rayado
Aceite esencial
4 bolsas de tela
La avena es mejor que sea en hojuelas porque de esta forma tendrá un efecto más exfoliante sobre la piel.

El jabón que escojamos debe adecuarse a nuestro tipo de piel.

Si es grasa, es recomendable el jabón de arcilla. Si es seca, lo mejor es usar un jabón con crema humectante, pero si tu piel es mixta o sensible, un jabón de glicerina hará maravillas.

El aceite esencial puede ser a tu gusto. Hay muchos tipos de aceites esenciales con perfumes que son una delicia. Este ingrediente brindará un rico aroma a tus bolsitas exfoliantes.

La tela de las bolsas puede ser de gasa, organza o muselina. Incluso, si tienes pantimedias que ya no uses también sirven para este propósito.

También puedes usar las bolsitas de regalos que tengas guardadas. Son perfectas porque son de tela, pequeñas y vienen con un cordoncito para atarlas.

Preparación de las bolsas de avena

Hacerlas es muy fácil.

Junta en un envase de plástico o en un bol el jabón rallado y las hojuelas de avena.
Mezcla bien ambos ingredientes y rellenar las bolsitas de forma más o menos homogénea.
Por último, agrega a cada una 10 gotitas de aceite esencial de tu preferencia.
Átalas muy bien para que los ingredientes de las bolsas no se salgan.
Luego de esto están listas para su uso.

¿Cómo se utilizan las bolsas de avena?
Para conseguir todos los beneficios de la avena solo tienes que mojar la bolsa y masajear tu piel con ella.
La combinación del cereal con el jabón y el aceite esencial, hará que la bolsa despida una crema suave, jabonosa y con un rico aroma que te hará sentirte como nueva después de cada ducha.

Fuente: Mejoraconsalud